Entradas

Wally, el labrador

Mi amiga Martha me enseñó la conveniencia de dar a los animales nombres que indiquen su edad, de manera que cuando ese cachorro llegó a mi casa en un momento en que toda la recalcitrancia dominicana, con el cardenal a la cabeza, estaba alborotada porque el presidente Obama nombró como su representante ante nuestro gobierno a un poderoso activista de la causa LGBT+, apodado Wally, así le puse a aquel entonces perrito, igualito al que sale en el anuncio del papel higiénico, pero que en pocos meses alcanzó un tamaño gigante.
Y así me vi con el más joven y el más grande de mis perros, acostumbrado a ser llamado el bebé de la casa y a que yo lo cargue para eso mismo, para decirle que él es mi bebé, lo que basta para que se desgonce con su enorme lengua afuera y me golpee cada vez más fuerte con su cada vez más largo rabo, incontenible de felicidad. No puedo sentarme a su alcance sin que esto ocurra.
Wallito, al igual que Rosalía, la pug que lo antecede en edad, es adicto a la comida. Se come…

Una vez más, el vil método morado

No podemos ser tan ingenuos. No hay nada qué celebrar. Quien crea que la destitución de Diandino es consecuencia del escándalo, se equivoca largo a largo.
Danilo es el presidente de la república. Podía haberlo cancelado sin dar explicaciones. Pero antes muerto que perder la ocasión de tumbarle una ficha más a Leonel, eso, sin descartar la posibilidad de que Diandino, no necesariamente por serio, se haya negado a cualquier meneo que le hayan propuesto o solicitado con los chelitos del subterráneo, que también es una obra con la impronta de Odebrecht.
Sí. Diandino tiene razón en dos puntos: uno, cuando el PLD llegó al poder, ya las torres Diandy iban por la número 23, de manera que no llegó en chancletas; de hecho, cuentan los cercanos que Diandino financió buena parte del lujoso ajuar del joven y pobre presidente electo, bueno, y le dio a vivir uno de sus apartamentos; dos, sin regatear razones ni derechos, esa entrevista no fue un estricto ejercicio de periodismo.
Un gobierno que consien…

Repudio desde NY

Escritores de la Resistencia Colectivo de Escritores Dominicanos Dominicanos Unidos contra el Fraude y por la Democracia - DUCFE Movimientos en apoyo a Marcha Verde NY
New York, NY 10032 Mayo 04, 2017
Un Colectivo de Organizaciones que hace vida en varias ciudades de Estados Unidos y principalmente en la ciudad de NY, integrado por Escritores de la Resistencia, Colectivo de Escritores Dominicanos, Dominicanos Unidos contra el Fraude y por la Democracia (DUCFE)  y el  Movimiento en apoyo a la Marcha Verde, condenan el atropello del que ha sido objeto el dirigente popular Juan Comprés “Guanchy”, miembro de la organización Los Peregrinos de Moca, quienes apoyan firmemente el Movimiento Marcha Verde.
El pueblo dominicano viene desde hace varios meses manifestándose de una forma pacífica en contra de la corrupción y la impunidad. Este método de lucha no atenta contra la estabilidad del gobierno de Danilo Medina, el cual con acciones como éstas, “plantarle drogas a un activista popular” probadam…

No lo permitiremos

Nota de prensa de los verdes de NY

Imagen
Nota de prensa para publicación inmediata Comisión de Dominicanos, de Ciudadanía Norteamericana, solicita a congresistas en Washington, D.C., que soliciten al Departamento de Justicia de los Estados Unidos el expediente completo del caso de  Odebrecht en la Corte del Distrito Este de New York, que contiene los nombres de los funcionarios dominicanos que recibieron sobornos.
Una  comisión de seis miembros de la organización Dominicanos Unidos Contra el Fraude y por la Democracia (DUCFED) realizó una visita al Congreso Norteamericano en Washington, DC, (Jueves, Abril 27, 2017), previamente programada, a las oficinas de los Representantes Eliot L. Engel, Representante del Distrito 16 del Bronx y Adriano Espaillat, Representante del Distrito 13 de Manhattan, en la que se expusieron los graves daños ocasionados por la corrupción y la impunidad en todas las actividades y proyectos en que se ha visto envuelta la empresa constructora Odebrecht en Latino América y especialmente en la República D…

Cualquier parecido, no es coincidencia

Tengo una amiga de algo más de 70 años que, antes de que sus hijos, por supuesto adultos, se hayan independizado, está criando nietos. Parió dos hijas y un hijo, y la hija menor le trajo dos hijos y una hija, sin que sea esto lo único con lo cual ha esclavizado y empobrecido a su madre, abuela de sus hijos.
Esta amiga, que hace rato debería estar retirada, es la única que trabaja en esa familia. Los mantiene a todos, precariamente. Aun viendo la situación, el mayor de los nietos, ya adolescente, no eructa para robarle tanto el dinero que administra en su trabajo, como lo poco que le pagan por un trabajo inadecuado para una mujer de su edad. 
Además, el muchacho tiene la cachaza de invitar a sus amigos a beber champán en discotecas (donde los dejan entrar y les sirven bebidas, sabiendo que son menores) con el dinero que su abuela gana para mantener la casa donde él vive, más el que ella queda debiendo en el negocio ajeno donde trabaja, gracias a la acción de hurto cometida por su nieto. …

El desbordante movimiento verde

No tengo ni la más remota idea de cómo, cuándo y dónde surgió el movimiento verde, ni quiénes son sus gestores. He acudido a casi todas sus convocatorias y no logro detectar el equipo organizador.
He alcanzado a ver personas que no me agradan, a pesar de estar viéndolas en todas las actividades de protesta desde siempre. Y también he conocido o vuelto a ver gente maravillosa, llena de las mejores intenciones y dispuestas a llegar hasta donde sea necesario en esta lucha contra la impunidad.
Pero el grueso de los participantes, no hay forma de saber quienes son. Lo único que está claro, lo que ha convertido esta causa en un verdadero movimiento de masas, es que la población está hasta la coronilla de la corrupción que nos aplasta. Y es por eso que debemos evitar a toda costa que esta decisión tomada se diluya como tantas otras. Esta no tiene precedentes. Nunca antes salió tanta gente a marchar a cambio de nada que no sea la expresión pública y conjunta de su indignación.
Todo el mundo se h…